Introducción a la rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía de la nariz. Se realiza tanto por motivos estéticos como para corregir deformidades que no permiten respirar correctamente al paciente. Por tanto, aporta principalmente dos tipos de beneficios: estéticos y funcionales.

Rinoplastia, introducciónLa rinoplastia se realiza de varias maneras y generalmente supone un gran cambio en la apariencia, tiene un efecto profundo en la mirada.

Aquellas personas que están pensando en someterse a una rinoplastia pueden encontrar en estas páginas, información sobre las oportunidades y las limitaciones y quienes son candidatos adecuados a esta operación.

Importancia de la nariz en nuestra apariencia

Debido a su situación en el centro de la cara, la nariz se convierte en un foco de atención y su forma influye considerablemente en nuestra apariencia y armonía facial. Esta es la razón de que la rinoplastia se haya convertido en una de las intervenciones de cirugía estética más frecuentes.

La nariz está formada por huesos, cartílagos y tejido adiposo subcutáneo que a su vez están cubiertos por piel. Dependiendo del cambio que se quiere lograr, en una rinoplastia se modelan uno o varios de estos tejidos.

Los cambios más solicitados en una rinoplastia son:

  • Reducir una parte desproporcionadamente grande de la nariz.
  • Hacer una nariz ancha más estrecha.
  • Acortar una nariz larga.
  • Quitar o reducir el caballete o giba.
  • Elevar, reducir o cambiar la forma de la punta de la nariz.
  • Reducir o ampliar las fosas nasales.

Las posibilidades de cambio en una operación son innumerables. En la operación se suelen hacer varios cambios en busca del mejor resultado, el más armonioso en el conjunto de la cara.

¿Es usted un buen candidato para la rinoplastia?

La rinoplastia puede cambiar considerablemente su apariencia, pero la operación tiene sus limitaciones. En última instancia son las condiciones únicas de cada paciente las que determinan lo que se puede lograr.

Hay que ser consciente de que, aunque una rinoplastia puede mejorar su apariencia y la confianza en sí mismo, no significa necesariamente que vaya a conseguir su nariz ideal.

Por ese motivo, los pacientes que buscan mejorar un problema patente de su nariz son mejores candidatos que los que desean perfeccionar una nariz ya bien diseñada.

Un mínimo de 18 a 20 años y buena salud física y emocional

Para someterse a una rinoplastia, la persona debe ser física y mentalmente madura. La nariz está normalmente desarrollada hacia los 20 años. También a esa edad hay ya una madurez mental. No debe hacerse nunca una rinoplastia antes de esa edad.

También debe estar en buen estado de salud física y mental y tener expectativas realistas de lo que es posible lograr.

« Tu guía de la cirugía de nariz | Cómo es la operación de nariz »
PATROCINADORES PREMIUM
Banner
Banner
Banner
Banner

Copyright 2015 | Sitemap | Política de privacidad