Liposucción tradicional

La liposucción se viene realizando desde los años 70. La idea era simple y lógica, se introducía en la capa de grasa, bajo la piel, un tubo metálico hueco que a su vez estaba conectado a un aparato succionador.

Cuando el tubo metálico, la cánula, estaba en la capa de grasa, el cirujano movía atrás y adelante el tubo para romper la estructura. Una vez sueltas, las células grasas podían ser succionadas.

liposucción tradicional -

La liposucción tradicional sigue siendo la más común.

Esta liposucción tradicional, seca, era eficaz, pero resultaba muy dura tanto para el paciente como para el cirujano, que realizaba un trabajo pesado y agotador para romper y succionar la grasa. La técnica se abandonó por culpa de la pérdida excesiva de sangre que provocaba. Se podía retirar el 100 por 100 de la grasa pero esto ocasionaba unas pérdidas de sangre impresionantes.

Para el paciente suponía necesariamente la hospitalización, anestesia general y transfusión de sangre debido a la pérdida importante de sangre. También provocaba un postoperatorio muy duro con gran inflamación, hematomas y dolor.

La misma liposucción tradicional pero mejorada

La liposucción tradicional sigue siendo la más utilizada y el principio, el enfoque, es el mismo, pero se ha convertido en una intervención más fácil, más segura, más eficaz y más suave que antes.

De liposucción seca a húmeda

Las técnicas de Liposucción húmeda y super húmeda supusieron una mejora con respecto a la liposucción seca pero éstas también se realizan con anestesia general. Aunque la técnica de liposucción húmeda causaba menos pérdida de sangre que la técnica seca, la pérdida seguía siendo excesiva y peligrosa.

La liposucción tumescente

En la liposucción tumescente se inyectan grandes cantidades de suero con epinefrina (constrictor capilar) y lidocaína muy diluída (anestésico local) en la grasa subcutánea. Al hacer esto, el tejido se hincha y se reafirma, es decir, se vuelve tumescente.

La epinefrina provoca la vasoconstricción de los capilares, evitando la pérdida de sangre y la inyección bajo la piel proporciona los fluidos que el cuerpo necesita.

Las cánulas de liposucción son ahora normalmente más pequeñas, microcánulas, con un diámetro de entre 1 y 3mm. Las incisiones que realiza el cirujano son por tanto muy pequeñas también y, si no se cierran con suturas quirúrgicas, ayudan al drenaje posterior, lo que a su vez reduce la sensibilidad postoperatoria, los hematomas y la hinchazón.

Gracias a esta técnica se puede realizar la intervención quirúrgica con anestesia local y en régimen ambulatorio.

liposucción tradicionalSe han desarrollado técnicas y dispositivos que ayudan al cirujano en la tarea de romper, liberar las células de grasa:

El ultrasonido rompe las células de grasa

En una liposucción, el cirujano rompe el tejido graso con fuerza física moviendo la sonda dentro de la capa de grasa. En las zonas blandas, esto es relativamente fácil, pero en áreas con un tejido conectivo denso, resistente, cómo el estómago o las caderas resulta más difícil.

Durante la liposucción de grandes depósitos de grasa o en zonas muy duras, el cirujano puede utilizar una sonda que proporciona energía y calor a las células grasas mediante ultrasonidos. De esta manera la grasa se descompone y es más sencillo aspirarla:

  • Liposucción con ultrasonido es particularmente eficaz para procesar grandes cantidades o en las zonas más difíciles.
  • El tratamiento es un poco más largo y más caro.
  • La liposucción con ultrasonido proporciona cierto efecto tensor en el área tratada.

Pero tiene un gran problema pues la liposucción con ultrasonido aumenta el riesgo de quemaduras en la piel, internas y externas, y de daño en los nervios, por lo que hoy apenas se usa.

Las vibraciones facilitan el trabajo del cirujano

La liposucción asistida por potencia, (PAL en inglés), consiste en usar una cánula especial que produce vibraciones rápidas y pequeñas para romper la grasa, de forma que es más sencillo aspirarla. Con estos dispositivos los cirujanos controlan la eliminación de grasa de forma más eficaz y completa.

PAL se realiza utilizando la técnica de liposucción tumescente, es decir, se inyecta un líquido anestésico en el área de tratamiento para extraer la grasa del cuerpo a través de la cánula.

También es más fácil introducir la sonda con vibración a través de la capa de grasa por lo que el resultado es más uniforme, reduce el riesgo de desiguladades evidentes.

« Técnicas de liposucción | Liposucción con láser »
PATROCINADORES PREMIUM
Banner
Banner
Banner
Banner

Copyright 2015 | Sitemap | Política de privacidad