Después de la reducción de pecho

Tras la reducción de pecho se coloca una venda elástica alrededor del pecho. A veces es necesario colocar tubos de drenaje en cada pecho para eliminar sangre y líquidos de la zona.

Dolor y malestar después de la reducción de pecho

Después de la operación notará dolor especialmente cuando se mueva. Después, y durante los primeros 7 a 10 días experimentará alguna molestia. El médico le prescribirá medicamentos para el dolor que reducen el malestar de la operación.

Después reducción de pechoVendaje y sutura

El vendaje se retira pocos días después de la reducción de pecho. Sin embargo, tendrá que usar un sujetador deportivo apretado durante todo el día el primer mes y a lo largo de la parte activa del día durante dos meses.

Los puntos se retiran al cabo de 1 a 3 semanas. En algunos casos se utilizan puntos autoabsorventes que no necesitan ser retirados.

Inflamación y cambios sensoriales

En la primera menstruación después de la reducción de pecho, puede experimentar cierta inflamación y sensibilidad en los senos. En algunos casos y durante los primeros meses, la sensibilidad puede convertirse en un dolor intenso.

También puede ocurrir que, como resultado de la hinchazón, la sensibilidad de su piel y sus pezones disminuya. Por lo general, esta disminución es transitoria y volverá a la normalidad gradualmente en unas seis semanas. En algunas pacientes esta situación permanece durante un año y en casos excepcionales puede ser permanente.

Regreso al trabajo y a la actividad normal después de la reducción de pecho

Normalmente después de uno o dos días se levantará y podrá moverse, aunque con dolor en el pecho, pero hay que evitar levantar cosas pesadas durante el primer mes después de la operación.

Recibirá instrucciones detalladas de su cirujano sobre cómo debe ser el regreso a la actividad normal. La mayoría de las pacientes vuelven al trabajo, (si no supone demasiado esfuerzo físico), y las actividades sociales normales, al cabo de aproximadamente 2 a 3 semanas. Sin embargo se sentirá sin fuerzas durante varias semanas con lo que debe limitar el ejercicio, y realizar estiramientos y caminar hasta que reponga sus fuerzas.

Debe evitar las actividades sexuales durante seis semanas o más puesto que la estimulación sexual puede conducir a la hinchazón y expansión de las cicatrices quirúrgicas.

También debe evitar cualquier cosa que no sea un contacto suave con sus senos durante seis semanas. Es normal que haya cierta pérdida de líquidos en sus cicatrices, pero si experimenta sangrado o dolor intenso, debe ponerse en contacto con la clínica.

« Así es la reducción de pecho | Riesgos de la reducción de senos »
PATROCINADORES PREMIUM
Banner
Banner
Banner
Banner

Copyright 2015 | Sitemap | Política de privacidad