Introducción a la abdominoplastia

La abdominoplastia consiste en extirpar el exceso de piel y grasa abdominal, corrigiendo la flaccidez y reforzando la musculatura de la pared abdominal. Este procedimiento reduce drásticamente el aspecto abombado de la tripa.

Las personas que están considerando someterse a una abdominoplastia encontrarán en estas páginas, todo lo que deben saber sobre dicha intervención.

Introducción a la abdominoplastiaLa abdominoplastia aborda tres problemas

La razón más común para realizar cirugía de estómago es eliminar el exceso de piel y grasa. Generalmente durante el procedimiento se hacen tres cosas:

  1. Se elimina el exceso de piel flácida del estómago.
  2. Se juntan los músculos abdominales. Esto, ademas de terminar con la tripa abultada, crea de nuevo la forma de la cintura.
  3. En clínicas privadas se suele aspirar la grasa del abdomen y los lados para mejorar aún más la forma cintura y estómago.

Cómo funciona la abdominoplastia

El abdomen o estómago es un área que refleja en gran medida nuestro estilo de vida y las pruebas o adversidades que nuestro cuerpo ha sufrido. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos.

La pared abdominal está constituida básicamente por tres elementos: la piel, el tejido celular subcutáneo con la grasa subyacente y la capa muscular. Esta capa muscular protege nuestros órganos internos y ante repetidos embarazos o aumentos y pérdidas de peso, la piel y músculos abdominales se relajan y no recuperan fácilmente su tono inicial.

La abdominoplastia ayuda a recuperar un “vientre plano” y a delinear la silueta corporal a veces con la ayuda de una liposucción. También puede mejorar la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor.

Quién es buen candidato para la cirugía de abdomen

Introducción a la abdominoplastia embarazosLos candidatos más adecuados para la cirugía abdominal son hombres o mujeres con un peso bastante correcto pero que acumulan grasa en el estómago y tienen exceso de piel flácida, generalmente después de embarazos o de grandes pérdidas de peso.

La cirugía de abdomen es particularmente útil en las mujeres que, a causa de embarazos, tienen dilatación irreversible de la piel y de la musculatura del abdomen.

El candidato ideal también debe estar en condiciones relativamente buenas y estar cerca de su peso ideal.

Mentalmente debe prepararse para obtener una gran mejora, pero no debe esperar la perfección. También debe aceptar que va a tener una gran cicatriz.

La abdominoplastia no puede substituir a una dieta para perder peso

Los pacientes con un volumen de estómago relativamente grande causado por la acumulación de grasa dentro de la cavidad abdominal (barriga cervecera) no son buenos candidatos para la cirugía estética de abdomen. Primero deben de someterse a una dieta tradicional. Este tipo de acumulación de la grasa es más común en hombres que en mujeres.

La estabilidad en el peso es importante antes de la abdominoplastia

Cuando es necesario perder mucho peso se debe posponer la cirugía hasta haberlo perdido. Se debe mantener un peso estable, durante al menos seis meses después de la pérdida de peso, antes de pensar en la abdominoplastia.

Las mujeres que planean futuros embarazos deberían consultarlo con su cirujano estético. Cuando el paciente tiene cicatrices de anteriores operaciones abdominales, puede que el cirujano estético desaconseje esta cirugía abdominal.

La abdominoplastia financiada por la Seguridad social

En algunas ocasiones la Seguridad social puede realizar la cirugía estética de abdomen, pero es necesario cumplir una serie de requisitos:

La Seguridad Social sólo se hace cargo si se da alguno de estos casos: peligro para la salud, o riesgo psicológico.

Cuando hay una pérdida de peso brusca, por ejemplo después de cirugía contra la obesidad, la piel no encoge. Hay que tener en cuenta que la piel previamente se ha estirado muchísimo para cubrir toda la grasa acumulada, y esa piel no desaparece, por lo que hay que quitarla.

A veces el colgajo de piel es tan grande, tiene tanta profundidad, que puede afectar a la salud de las personas, provocando ulceraciones, problemas con hongos, impidiéndoles hacer una vida normal.

En otras ocasiones, la piel sobrante puede afectar psicológicamente a la persona, que ve como después del gran esfuerzo para adelgazar no puede mostrar su cuerpo debido al colgajo de piel que le ha quedado.

En estos casos la Seguridad social realiza una valoración para determinar si la persona sufre un riesgo alto. Si es así, realiza la operación.

Si piensa que éste es su caso, debe consultarlo con su médico de familia para que le remita al especialista que valore su caso.

« Tu guía de la cirugía de abdomen | Técnicas de la cirugía de abdomen »
PATROCINADORES PREMIUM
Banner
Banner
Banner
Banner

Copyright 2015 | Sitemap | Política de privacidad